jueves, 21 de enero de 2010

Ejercicios de Estilo. Raymond Queneau

Leo el Dietario voluble de Vila-Matas, no, no es ese el libro, lo sé, pero lo leo y habla de otro que sí es, que será hoy, Ejercicios de Estilo de Raymond Queneau. Y me entran ganas de hablar de él, de recordar como hace siglos -o casi, fue el siglo pasado, risa da pensarlo. Y miedo, quizás imbuida por el espíritu de la fugacidad del tiempo que también asusta a Matas. Y a quién no-. Lo compré tras ojearlo, sin saber lo que compraba, mucho antes de conocer movimientos literarios y sus poses, sólo me llamó la atención el título en un tiempo en el que el estudio de la forma me parecía la madre de toda literatura. Y luego fue el disfrute, la risa, de una historia sencilla, trivial contada de 99 formas distintas, unas más sorprendentes que otras, más ingeniosas, pero todas llamando mi atención. No es lo contado sino la manera cómo se cuenta, que venía a darme la razón en aquellos años adolescentes y dogmáticos.


Cuando tengáis ganas de un libro-juego, de sorprenderos con las combinaciones de una historia, de la risa y la complicidad provocada por un escritor retozón… probad con éste libro y os aseguro que la sonrisa, a veces la carcajada, la tendréis asegurada.


La solemnidad a un lado y la literatura al otro, fue el mejor descubrimiento, un regalo, que me ofreció éste libro.

7 comentarios:

  1. Creía que ese libro estaba descatalogado. Sólo una sugerencia,¿ podrías poner en la entrada la editorial a la que pertenece? Así si nos interesa podemos localizar el libro con más facilidad.
    Gracias y enhorabuena por vuestro blog

    ResponderEliminar
  2. Pues Anabel, es posible que esté descatalogado, hace tanto que lo tengo...

    Tomo nota de lo de la editorial y se lo comento al resto, es una buena idea, tienes razón.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Ok, hermosa, me lo apunto como obligatorio. Te encontré por ahí, en una de mis pocas salidas al internete. Un placer, guapa, siempre me acuerdo de ti, aunque echo de menos tus escritos, pero te encuentro igual de entera e ingeniosa en los coments.
    UN BESAZO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Apuntado.
    Tiene todas las garantías de que me gustará.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si es lo contrario de algo solemne, seguro que me gusta.Besos,lagartija, hoy encontré una de tu especie tamaño microscópico que estaba como en coma del frío.La pusimos en un rinconcito a salvo de gatos y al sol.Me acordé de tí y ahora contigo me acuerdo de ella,¡ojalá que el sol la haya reanimado y ojalá también que vuelvas al blog y nos atrapes con tus letras.No he abandonado la esperanza.Besos***

    ResponderEliminar
  6. Deliriums, me alegro de volver a verte. Así es ésta red, nos movemos por ella cual sardinillas y acabamos de vez en cuando en la misma porción de mar... jeje. Besos, niña!

    Toro, ummm, te gustaría. Y al Justi más, jeje. Besos!

    Dalia, pobres, con éste frío las lagartijas deben andar desconcertadas, como yo o similar, jajaja. Tú sigue cuidando de ellas...
    Y vaya, nunca se sabe, aunque ando muy cómoda en este formato de libros. Y el tiempo, ays el tiempo. Besosss

    ResponderEliminar

Si hay algún libro que quieres que reseñemos y no está en nuestro archivo, dínoslo. A lo mejor alguna de las colaboradoras se lo ha leído y puede escribir sus impresiones, o, si no, quizá directamente lo añada a su lista de pendientes y lo acabe leyendo. Escríbenos tu propuesta. Y no dejes de decirnos todo lo que se te pase por la cabeza.