lunes, 6 de septiembre de 2010

El mismo mar de todos los veranos. Esther Tusquets. Anagrama.


En la contraportada una fecha, Diciembre del 90, como a la autora, a mí comienza a sucederme lo mismo: un instante de mi vida en la que todo pareció suceder hace mucho tiempo. En cualquier caso al menos su lectura se repite por tercera vez otro verano. No es tanto a lo largo de algo más de 20 años, si lo piensas bien. Y una vez abierto, sus palabras continúan guardando el mismo frescor, su lectura hipnótica sigue atrapándome y los pensamientos concéntricos, entrechocados y convulsos de la protagonista me sumergen de nuevo en su historia, en su desesperación y hastío, la indiferencia hacia una vida que no eligió. Un libro plagado de juegos, intentando retornar a la inocencia que significaban en la infancia pero ahora imposible, ahora que los juegos se trocaron en disfraces. Y el amor como sueño imposible por la existencia de la traición, la traición de ellos hacia nosotros, de nosotros a nosotros mismos, a nuestras aspiraciones y sueños, también.

Y mientras leo no puedo evitar preguntarme dónde quedaron esas mujeres, por qué la mayor parte de las que publican ahora – no todas, para mi goce, ¡menos mal!- sólo hablan de criptas y costuras, con un poco de suerte de filosofías en compota que tampoco conducen a ningún sitio, dónde la individualidad y la identidad de la mujer al margen de unos hijos, de un marido, también de unos padres. Ellas y sólo ellas, y su escritura por supuesto. Y me digo -como siempre que se trata de literatura- que no pertenezco a estos tiempos, que pocas son las mujeres publicadas, e imagino las que viven, que siguen tras esa búsqueda y ahora todo parece botox entre las letras, artificio y cotidianidad mediocre, mucho más encerradas que aquellas otras que vivieron tiempos oscuros. Pliegues bienpensantes y sumisos, nosotras, ellas, las mujeres, cada día más desdibujadas en función de sus laborales que ya no son las caseras pero asfixian con mayor fuerza. Nada de sorpresas en sus reflexiones, ningún interior en el que hallarse, todo de cara a la galería y en literatura sólo un vacío de delimitación asexuada. Una búsqueda desprovista de rebeldía y cantares de vida, sin abismos a los que asomarse.

Una tristeza pero el libro no, el libro nos recuerda que a pesar de que se repita sigue existiendo el mar. Y tal vez algún día vuelvan a cantarse, volvamos a cantarnos, a nosotras mismas.

9 comentarios:

  1. muy bueno este link, en mi blog trabajo con noveles escritores y les hago crítica de sus libros o también de sus formas de escribir. Los invito a conocerlo y si tienen ganas pueden publicar la crítica de alguno de ellos.
    Los felicito por el trabajo que llevan a cabo.
    la dirección de mi blog es: www.elserafodelplata.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Tremendo panorama, Margot. Me gustaría poder discutir, meter algún "pero" por algún lado, pero no puedo. Al contrario, tu rabia me libera, de algún modo. La rabia que deberían tener las escritoras, esa misma es. Me encantan tus comentarios.
    Hemos de empujar esta nave. He sido un desastre, pero tengo excusa. Levanto la cabeza. Retomo. Hola. Y gracias, gracias a todas.

    ResponderEliminar
  3. Jordin y bien está, o eso me parece a mí. Saludos!

    Santiago por allí iremos a darnos una vuelta. Gracias y bienvenido.

    Abril Mayo. Sí da rabia el pensarlo y sobre todo ser conscientes de que esas escritoras (nuestras abuelas serían!!)nos daban cien mil vueltas buscando y preguntándose literariamente. Una avanzada que luego se paró... ays.

    Levanta pues, siempre es tiempo (y de la falta de empuje también, eim? Siempre es tiempo de aquello que nos toca).
    Abrazo y aquí andamos. Será un placer volver a leerte.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada, tenemos mucho que pensar para poder discutir bien, me ha gustado y volveré de nuevo a pasar por aquí para leer con interés y así seguir aprendiendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¿Escribes poemas, cuentos o relatos? COMPARTELOS CON EL MUNDO¡¡¡¡
    Mandanos lo que escribas a laliescritora@hotmail.com y sera leido en Basta Fuerte los sabados de 22 a 23 por www.arinfo.com.ar y haz que los oyentes del ciber espacio conozcan tu arte

    ResponderEliminar
  6. El mar sigue existiendo
    pero va cambiando,
    nosotros lo hacemos cambiar.

    Fué un placer visitarte,
    pasaré más veces.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me encontré este interesante blog. Preciosa su imagen con un contenido interesante.

    Se consuela uno al ver que hay más gente con la bendita enfermedad de la literatura.

    Ha sido un placer. Pepe

    ResponderEliminar

Si hay algún libro que quieres que reseñemos y no está en nuestro archivo, dínoslo. A lo mejor alguna de las colaboradoras se lo ha leído y puede escribir sus impresiones, o, si no, quizá directamente lo añada a su lista de pendientes y lo acabe leyendo. Escríbenos tu propuesta. Y no dejes de decirnos todo lo que se te pase por la cabeza.